White Lab

Home / White Lab

AGENDA 2021

La propuesta audiovisual y conceptual albergada en el espacio White Lab viene definida por conceptos tan resonantes y tristemente actuales como la distopía, la ruina, el derrumbe y el abandono. Lugares desolados, naturalezas alteradas y caos en imágenes, envueltas en un aura sonoro cargado con discursos atemporales; todo ello crea un entorno algo siniestro pero a la vez atrayente para el visitante de la muestra, a la vez que le sumerge en una post-realidad digital que bien reconoce. Son piezas audiovisuales éstas que muestran imágenes crudas que nos hacen reflexionar sobre la sociedad contemporánea y el futuro -o uno de los futuros posibles- que nos espera.

En Shivering wall, el artista taiwanés Tseng Yu Chin propone una escena contemplativa en la que el espectador puede ver reflejado su propio cuerpo y su espíritu. Una joven despierta en lo que parece la mañana después de una gran fiesta orgiástica. Mientras a cámara lenta algunos otros personajes intentan moverse o acomodarse, ella sigue impertérrita. Un ligero destello de luz se balancea sutilmente por la imagen. La pieza nos cuestiona: ¿cuál es la conexión entre tú y los demás?

Testigos en tensión, de Juan José Pereira, es un diálogo a tres tiempos, a veces simultáneos y a veces contrapuestos, entre los diferentes elementos y habitantes arquitectónicos de una ciudad a la vez rota y cicatrizada.

Christian Lagata nos muestra en A World in Ruins la definición perfecta de distopía, la ‘antítesis de la sociedad perfecta, un lugar del todo indeseable producto de los fracasos del ‘progreso’’, en palabras que el propio autor recoge del escritor Leonardo Lippolis. Mediante un excelente montaje en el que mezcla audios e imágenes reales de dos momentos de demolición y destrucción de edificios, nos hace ver la realidad del punto al que hemos llegado en nuestro afán por el control y la seguridad total dentro de las ciudades en las que vivimos.

Hermosa y brutal pieza Scarcity de Przemek Węgrzyn, que a modo de fábula o cuento narrado por una hipnótica voz en off, nos lleva en un viaje alrededor de lo que ha sido la entrada del hombre en el ritmo y ecosistema propio de la Naturaleza, y sus devastadoras consecuencias.

Estructura, rotación y espacio. Esos son los tres conceptos que definen la instalación Vacant room de DING Chien-Chung. Verdadera poesía visual, el instante del movimiento. El espacio se transforma totalmente con una acción sutil.

En Inespera, la fábrica es un lugar de transformación, de deshumanización y donde puede ocurrir la revelación’. Esto dicen sus creadoras, Julia Lucesole, Amelia Orden y Vanessa Salamanca Vásquez, y llevan mucha razón. Rompiendo esquemas y modelos impuestos, tanto en la técnica audiovisual como en la narrativa, Inespera habla de lo natural en el hombre y su relación con el medio y la arquitectura más brutalista. Cada plano de esta pieza es una obra de arte por sí sola.

Por último, I Wish I’d Been Born a Balloon, de Bob Bicknell-Knight que es, sin más, un viaje -literal y metafórico- de un existencialista y quejoso dron, que se lamenta del uso puramente militar que le dan mientras vaga por la distópica ciudad del videojuego “Grand Theft Auto V”. Simplemente brillante.

Texto: Gonzalo de Benito

ARTISTAS

AGENDA 2020

ARTISTAS 2020
La política del ser y estar

Artistas: Miguel Braceli (ven), Stefania Tatiana Smolkina (rus), Eduardo Balanza (esp), Lia Leticia Ferreira Leite (bra), Luciano Scherer y Maíra Flores (bra), Tamir Zadok (isr).
Proyección 19.09.2020 a las 12h: Salomé Lamas (por)

En esta aglomeración de imágenes en movimiento, desde la documentación hasta la acción poética, viajamos de realidades locales a problemáticas globales, leídas además desde sus permanencias históricas y desde una crítica a la contemporaneidad como maquinaria que hace caso omiso a lo humano y terrenal.

Desde un ímpetu documental, la pieza ‘Sobre nombres’ de Stefani Smolkina (Rusia) nos retrae en la historia a la Bulgaria socialista a mediados de los 80, donde algo tan aparentemente banal como el nombre nos recuerda otra forma de violencia. Con una lente silenciosa, Stefani nos enfrenta estos testimonios de originarios Turcos a un presente memorial de esa Bulgaria, donde las identidades de los tomadores de decisiones paradójicamente se desvanecen entre el homenaje y la decadencia. Entre este paralelismo acción-tiempo permanece un recuerdo nunca dialogado.

En lo que a identidades respecta, la obra de Tamir Zadok (Israel) nos sumerge en un viaje complejo por un caso fascinante de un miembro del Mossad en los años 50, Shlomo Cohen Abravanel, quien se hace pasar por artista durante su clandestinidad en Egipto. El vídeo en cuestión, construido a partir de ‘’la actuación, el documental y la ficción’’, registra la mimetización de Zadok con Abravanel, mientras parte en una misión espía para encontrar una pintura de Abravanel en El Cairo, donde este último vivió y triunfó con su máscara de artista. Más allá de un sofisticado diálogo con el devenir del artista-espía, la obra de Tamir también nos expone a su propia aventura identitaria como israelí mizrahi (manera de referirse a judíos de ascendencia del Norte de África y Medio Oriente tras el movimiento sionista) ‘encubierto’ en territorio árabe.

Con un mismo ímpetu formal, Eduardo Balanza (España) nos traza un viaje en dron donde vemos cómo las comunidades de inmigrantes, asentados en busca de trabajo, intentando hacer frente y sobrevivir en el sistema, se encuentran totalmente al margen de él. Este viaje, de sensibilidad paisajista, se vuelve en realidad en un retrato crudo y honesto de los otros significados de hogar, del habitar en el nuevo capitalismo.

Desde Brasil, Luciano Scherer y Maíra Flores dibujan y desdibujan el paisaje de nuestros tiempos, parpadeante en un tríptico de pantallas. El agua que vemos en la imagen también nos rodea físicamente, y hace de reflejo; los cuerpos que yacen tirados son también nuestros cuerpos. La pieza nos trae imágenes duras, paisajes oscuros de la inmigración, imágenes que todos reconocemos, pasajeras en nuestros dispositivos móviles y en la coyuntura política, pero que buscan permanencia en la conciencia de todos.

La pieza de obra de Miguel Braceli (Venezuela) se enmarca en su continua exploración de ‘obras efímeras en gran formato’. Antofagasta, punto histórico de conflicto en Suramérica es el territorio retratado. El artista nos hace un recorrido del paisaje, comenzando desde la sutileza del mar, hasta la interrupción de un cañón, acompañado de destellos sonoros bélicos, que luego se enfrenta cara a cara a una línea de banderas blancas. El sonido bélico persiste entre las olas que revientan, y la cámara juega con movimientos que nos recuerdan a videojuegos de guerra. Las banderas blancas, acción performativa, se mueven en una especie de danza simbólica hasta enterrarse en el mar, diluyendo, desde la poética del gesto, las tensiones que se levantan hoy en este territorio: ‘’nacionalismos exacerbados y regionalismos excluyentes’’ frente a la creciente migración en el continente.

Lia Leticia Ferreira (Brasil) nos trae una especie de video-assemblage, enfrentándonos a las asociaciones que despierta la yuxtaposición de material encontrado por la artista. En este caso tenemos crónicas sobre Brasil escrita por colonos alemanes, narrada en lengua indígena fulni-ô, y fotografías festivas entre 1960 y 1990 de una completa desconocida. Una intencionada confusión de sujeto/tiempo/postura que nos desentierra, desde una tonalidad muy íntima y afectiva, una realidad colonial global-histórica que aún permea.

Haciendo hincapié en el concepto de ensamblaje cerramos este comisariado con un largometraje de Salomé Lamas (Portugal) de compleja expresión multidimensional, donde a través de la ilusión y el relato se ilustra la memoria y progresión política global tras la segunda guerra mundial. Enunciados de personalidades históricas y contemporáneas son dramatizados ante la cámara, que a su vez se amalgaman con un anécdota de ficción encarnado por el personaje de Hanan (la prima musulmana de Molly Bloom en el Ulises de Joyce) y con citas varias que intervienen en la pantalla, hilando así una investigación-narrativa con matices humorísticos de sofisticada composición.

Texto: Ariadna Arce

ARTISTAS

SEDE

Descripción