FRANCESC TORRES Old Frames

Home / FRANCESC TORRES Old Frames

> FRANCESC TORRES (esp)

Old Frames (Viejas llamas o llamaradas)
4:46
Videoinstalación

2015-18

Pieza video-literaria que juega con la expresión anglosajona “old flames” (viejas llamas o llamaradas) que se utiliza para referirse a antiguas/os amantes más bien especiales y generalmente ilícitos o explosivos, hasta que la vida los noquea y apaga. Durante un tiempo me dediqué a recoger mecheros desechables arrojados al mar y devueltos por las mareas. Este video muestra una de estas mañanas mientras se escucha la composición My Old Flame de John Coltrane.
Localización: Costa da Morte, Galicia.

Francesc Torres (Barcelona, 1948) empieza su carrera estudiando grafismo en la Escuela de Massana de Barcelona. En 1967 decide irse a París, donde residirá hasta 1969. Durante su estancia en la capital gala trabaja como asistente de reconocidos artistas como Piotr Kowalski con quien, según palabras del artista, “aprende a pintar”. Tras este período se traslada a Estados Unidos (1972) para residir primero en Chicago -allí participará, entre otras exposiciones, en una colectiva en el Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad y celebrará su primera individual- y, más adelante (1974), en Nueva York, donde ha fijado su residencia. Y a finales de los ochenta trabaja en Berlín a lo largo de dos años. Este factor, determinante para la construcción de su discurso, explica que su obra haya sido muy poco difundida en nuestro país, a pesar de su continua participación en la vida cultural como ensayista y articulista en periódicos y revistas. Pionero del lenguaje de la instalación, Francesc reflexiona críticamente sobre las diversas manifestaciones de la cultura, la política, la memoria y el poder a través de sus instalaciones multimedia, que le conceden un lugar singular en el arte de las últimas décadas.  El trabajo de Torres es esencial para revelar una suerte de continuidad de las prácticas de vanguardia en los años ochenta y noventa, aspecto que a menudo han cuestionado los medios, las instituciones y el mercado. Si en los años sesenta, las prácticas de vanguardia formularon los primeros ejemplos de crítica institucional y en los ochenta los artistas optaron por realizar obras para el museo como medio de escapar a las presiones y los condicionamientos del mercado, su trabajo, en cambio, se ha situado a caballo de esas dos posiciones. Por un lado, Torres ha utilizado el espacio de las instituciones culturales como apoyo y medio para vehicular el análisis sobre los vínculos entre ideología, poder y sumisión. Por otro, su trabajo explicita una declaración sobre la posición del artista frente a la sociedad: la relación entre individuo y colectividad, el papel del discurso político respecto a la acción social y el conjunto de creencias recibidas que conforman un pensamiento colectivo determinado. Para ello, Torres recupera las técnicas más efectivas inventadas a principios de siglo xx y perfeccionadas por los artistas de vanguardia, como John Heartfield y Josep Renau, o más allá, por Francisco de Goya y Honoré Daumier. El artista no solo representa la realidad que lo rodea, sino que se propone cambiarla.

AGENDA

SEDE

Descripción